viernes, 28 de agosto de 2015

La peste en Villajoyosa

El titular de este artículo viene dado por el documento adjunto de la época, ya que en él se dice que el 18 de octubre de 1814, Villajoyosa está libre de la peste y otros males contagiosos.

                                     Certificación de que Villajoyosa está libre de la peste

¿Realmente a primeros del siglo XIX el pueblo de La Vila sufrió una epidemia?
Posiblemente sí.
Durante la primera mitad del año 1812, Villajoyosa se encontraba ocupada por las tropas napoleónicas y fue al año siguiente cuando el ayuntamiento vilero habilitó el Calvario como cementerio, el cual estuvo en uso hasta que el 1 de julio de 1888 se inauguró el nuevo y actual camposanto. 

                                            Monumento a los enterrados en el Calvario

El siguiente documento es un certificado de un enterramiento en este cementerio en el año 1832 de un varón que murió de calentura a los 59 años.

                                    Certificado de sepultura en el cementerio del Calvario

Y es que después de la guerra contra el francés, cualquier pueblo de España podría estar inmerso en una epidemia, ya que la guerra de La Independencia resultó la más letal de todas las guerras españolas contemporáneas. La alta mortalidad se debió a las consecuencias de la contienda: junto a las víctimas directas de la guerra (afectó más a la población civil que a los combatientes), hizo aparición la hambruna y las epidemias infecciosas. La peste dejó paso al paludismo y a las plagas de tifus, fiebre amarilla, cólera; y a brotes de sarampión, viruela, gripe, escarlatina y difteria (el garrotillo).

                                     Regimiento de Húsares del Ejército francés en  
                                          la Guerra de la Independencia. www.rutasconhistoria.es

En el fondo del problema subyacía el subdesarrollo económico, el bajo nivel de vida (problemas alimenticios, ropa, vivienda, mala higiene y pésima salubridad pública). 

                                               ermpresa&economía

Todo esto, entre otras muchas más cosas, influyó en que la esperanza de vida de los españoles entre los años de 1860 y 1887 era de 29 años, enormemente inferior a la media europea.


 Se autoriza la reproducción de la información contenida en esta publicación, siempre que las fuentes sean citadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario