martes, 4 de mayo de 2021

La villa real de Villajoyosa contribuyó económicamente a los derechos de casamiento de los reyes. Año 1561

Una de las cargas tributarias que la antigua corona de Aragón imponía, fue la del derecho de casamiento o maridaje, destinado a costear los cuantiosos gastos que ocasionaban las celebraciones de los matrimonios de sus reyes y los de sus hijas. En Castilla también hubo un impuesto o contribución extraordinaria muy similar, estas tributaciones, en algunas ocasiones, también se dedicaban para el pago de las dotes de las hijas reales y se les llamó “el chapín de la reina”.

Privilegio del Rey Juan por el que hace exentas a las bailías de Cantavieja, Castellote y Aliaga, del pago de derechos de coronación y maridaje de las hijas del Rey, a que estaban obligadas las baillías. Año 1394

Este tributo se mantuvo después de que los reinos hispanos se unificaran en un solo soberano, lo que se llamó “Monarquía Hispánica”, siendo el primer rey Carlos I de Habsburgo, es decir, la casa de Austria. Fueron estos los que abusaron en demasía de la imposición a sus vasallos de este tributo, sobre todo a los de Madrid, ya que los gastos que ocasionaban las bodas reales solían ascender a varios millones de maravedís y cada vez que acontecía una, los bolsillos de los contribuyentes quedaban vacíos. (Véase el artículo de Alejandro Peris Barrio en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, “El curioso impuesto del Chapín de la Reina”).

El rey Felipe II cobró “el Chapín de la Reina” al casarse en 1560 con la joven francesa Isabel de Valois, y después al hacerlo con su sobrina Ana de Austria en 1570.

                                        Felipe II por Sofonisba Anguissola, 1565 (Museo del Prado)

El rey Felipe II cobró “el Chapín de la Reina” al casarse en 1560 con la joven francesa Isabel de Valois, y después al hacerlo con su sobrina Ana de Austria en 1570.

                                                    Elisabeth de Valois. Tercera esposa de Felipe II

Con motivo del enlace de este monarca con Isabel de Valois, que fue el tercero, desde la capital de nuestro reino, Valencia, se mandó al ayuntamiento de Villajoyosa un requerimiento del abogado patrimonial de Su Majestad Don Felipe II, el caballero Micer (tratamiento honorífico de la corona de Aragón) Martí Pons*, para que esta villa entregase al comisario regio, el Ciudadano Bernardo Sima, que actuaba como tesorero, la cantidad de 3.960 sueldos, que eran los que le correspondía pagar por el derecho de la coronación de la reina católica, mujer del Señor Rey.

Libreta de apuntes sobre oficios de gobierno de los Aragonés desde el año 1558

Para reunir dicha cantidad, el ayuntamiento de Villajoyosa debió realizar un reparto entre sus habitantes pecheros (los que estaban obligados a pagar impuestos al rey o al señor).

Parece ser que este impuesto se pagó por última vez con ocasión del segundo matrimonio de Felipe V con Isabel de Farnesio en el año 1714.

*Pons, Martí (n. 1512+1578) Los Pons fueron una prestigiosa familia de juristas procedentes de Xátiva que acapararon, durante varias generaciones, los cargos de procurador y abogado fiscal. En este caso se trata de Martí Pons Castellví, ya que su padre, del mismo nombre y oficio, había fallecido en 1522. Intervino en las Cortes de 1533, como tachador, precisamente como oficial del rey en su condición de abogado fiscal.

Se autoriza la difusión y el uso de esta publicación siempre que se nombre la fuente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario